La Mente Piensa Los Eventos Se Materializan

¿Cuál es la mayor lección que mi Sifu, el Gran Maestro Wong Kiew Kit, recibió de uno de sus Sifus?  La mente piensa y los eventos se materializan.

Esta respuesta puede sorprender a muchos lectores.  De hecho, yo hasta hace no mucho tiempo tampoco comprendía sobre la importancia de esta gran lección.

A continuación os presento un video donde mi Sifu lo explica de manera clara y sencilla.

Para aquellos que prefieren leer, el artículo en forma de texto está justo debajo del video.

«La mente piensa, los eventos se materializan» es la mayor lección que he recibido de mi sifu, Sifu Ho Fatt Nam. Esta enseñanza me ha ayudado a mí y a muchas otras personas a tener una vida feliz y significativa.

Esta enseñanza se enseña tanto en la sabiduría antigua como en la ciencia moderna. El Buda ha enseñado que el factor más importante que contribuye al karma es el pensamiento.

En otras palabras, lo que una persona piensa se materializará como eventos. La ciencia moderna enseña la misma lección. Cuando un científico mira un electrón, si resulta ser una partícula o una onda depende de lo que piense.

Si piensa en medir el electrón como una partícula, siempre resultará ser una partícula. Si piensa en medirlo como una onda, siempre resultará ser una onda.

Así, en términos de profundidad, esta verdad cósmica se enseña tanto en la sabiduría antigua como en la ciencia moderna.

Mucho antes de que la ciencia moderna se hubiera establecido, Buda enseñó que el mundo fenoménico es una función del pensamiento. En otras palabras, ¡el mundo es lo que pensamos que es!

Dedique unos minutos a reflexionar sobre esta verdad cósmica. El mundo es lo que pensamos que es.

No mucha gente puede comprender realmente la profundidad y el alcance de esta verdad cósmica. La mayoría de la gente considera el mundo como objetivo.

Una mesa es una mesa, y una montaña es una montaña, no importa cómo piensen. Pero esto no es así.

La verdad cósmica implica que una mesa es una mesa porque pensamos en ella como una mesa, y una montaña es una montaña porque pensamos en ella como una montaña.

¿Se convertirá una mesa en un gato si pensamos en ella como un gato? ¿Se convertirá una montaña en un ratón si pensamos en ella como un ratón?

No, esto no sucederá de manera individual. Si un individuo piensa en una mesa como un gato, o en una montaña como un ratón, la mesa y la montaña seguirán siendo una mesa y una montaña.

Pero si todos los seres humanos a lo largo de milenios piensan en una mesa como un gato, y en una montaña como un ratón, entonces la mesa y la montaña se convertirán en un gato y un ratón! Este fenómeno fue bien explicado por el Buda usando el concepto de «seis entradas».

Todo en el mundo es energía. La forma en que nosotros y otros seres sensibles percibimos esta energía depende de cómo la energía entra en nosotros a través de nuestros cinco órganos sensoriales, a saber, ojos, oídos, nariz, lengua, piel, e interpretada por nuestra conciencia Alaya o conciencia colectiva.

Debido a la forma en que están constituidos nuestros ojos, oídos, nariz, lengua y piel, y a la forma en que funciona nuestra conciencia colectiva, una masa de energía puede ser percibida por nosotros los humanos como una mesa o una montaña.

Otros seres sensibles, como las bacterias y las hadas, tienen diferentes conjuntos de «seis entradas». Así que perciben la misma masa de energía, que se nos presenta como una mesa o una montaña, de forma muy diferente.

También hay muchas cosas en el mundo que no podemos ver o percibir porque el rango de energía perceptible para nosotros es muy limitado.

No podemos, por ejemplo, ver las bacterias y las hadas, así como las incontables ondas de energía que zigzaguean a través del mundo y se manifiestan en su ordenador como información.

Cuando estaba enseñando en Sudamérica, algunos estudiantes me contaron algo muy interesante. Me dijeron que los primeros nativos no vieron la flota española en el mar porque los nativos nunca pensaron en ello.

Un conocido científico dijo, en serio, que la luna en el cielo no estaba allí cuando nadie la miraba. Esto es similar a una historia Zen que dice que cuando un árbol enorme en un bosque se cae, no hace ningún sonido si nadie está presente para escucharlo.

La magnitud de esta verdad cósmica es muy amplia. Incluye todo lo que una persona piensa.

El corazón piensa y los eventos se materializan es una verdad cósmica. Los eventos se materializarán sin importar cuán pequeño o grande tu corazón piense.

Algunos instructores y estudiantes, por ejemplo, buscaron mi ayuda cuando de repente encontraron a su jefe o colegas poco amigables con ellos. Les dije que tuvieran buenos pensamientos. Pronto me informaron que su jefe o colegas cambiaron milagrosamente.

Cuando empiezan un proyecto, algunas personas tienen el hábito de esperar que su proyecto tenga éxito. Peor aún, algunos piensan en posibles problemas y dificultades que impedirán que su proyecto sea exitoso.

Deberían cambiar su forma de pensar. Deberían aprender de la gran verdad cósmica de que los eventos se materializan. Tienen que pensar que su proyecto tendrá éxito.

Siempre debemos usar esta gran verdad cósmica para hacer el bien, para el bien de los demás y el nuestro propio, o para ambos.

Para el que desee leer el artículo original (la mente piensa, los eventos se materializan) del Gran Maestro Wong Kiew Kit en inglés lo puede hacer en el siguiente enlace:

https://shaolin.org/general-2/legacy-ho-fatt-nam/ho-fatt-nam05.html

Compartir Este Artículo

Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

También Te Puede Interesar

¿CÓMO ENCONTRAR UN BUEN MAESTRO?

Encontrar un buen maestro no es fácil.
Descárgate esta guía para saber cómo reconocer si estás ante un auténtico maestro.

SUBSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

 Iré compartiendo contigo contenido maravilloso sobre las Artes Shaolin y sobre el cultivo de la salud y la felicidad.